Bares en galpones con alta coctelería y espacios al aire libre

Reconvirtieron galpones en bares de alta coctelería y platos gourmet. Tienen espacios al aire libre, con plantas en todos los rincones, y mucho arte urbano.

 

Están hechos en grandes predios y tienen fachadas desprolijas, de aspecto industrial.  A simple vista, pasan desapercibidos pero quien se anima a entrar se encuentra con bares que ofrecen alta coctelería, distintas propuestas gastronómicas, actividades culturales y hasta sectores al aire libre. A diferencia diferencia de los speakeasy o bares secretos, no pretenden ser exclusivos. Se trata de un concepto que cada vez pisa más fuerte en la movida porteña, en donde la idea de la taberna oscura, con espacio reducido y música fuerte, quedó atrás. 

La calle 2
Foto La Calle

 

Para entrar a Festival, hay atravesar una cortina de tiritas de plástico. Adentro, y sin esperarlo, aparece un bar decorado con plantas, que recorren los techos, las paredes y la barra. La idea es que no haya mesas fijas, tiene un sector sin techo desde donde se puede ver el cielo y un gran espacio para moverse. Inspirado en un bar de Berlín, sus dueños, Martín Salomone y Hernán Buccino, se basaron en la idea de ofrecer un lugar que visto desde afuera “diga poco”.

“Apostamos por una estética más austera o no tan pretenciosa y que los detalles de calidad tanto en la bebida como en la decoración, esté concentrado adentro, donde realmente se consume”, explica Salomone. Y agrega: «La idea es ofrecer un lugar donde todos se sientan cómodos para sociabilizar y estar con amigos».

Con un estilo particular, también se puede encontrar La Calle, construido en un galpón detrás de una pizzería en Palermo, ambientado con caminos de adoquines, carteles de neón, persianas metálicas, plantas  y un gran espacio al aire libre. Sus dueños, César Mirson, Diego y Ximena Díaz Varela, implementaron una estética callejera, con pósters y arte urbano. «Una de las cosas que siempre llama la atención es la mini ban que usamos como cabina del DJ, donde distintas personas vienen a tocar su música. Eso se complementa con las luces de alumbrado público, bien tenues, y hasta tenemos bancos de plaza», describe Diego Díaz Varela. El bar, además, tiene una amplia carta de vinos y cocktails, hecha por la famosa bartender Mona Galozzi.

Otra opción, aunque más clásica, es El Galpón de Niceto, una cervecería y centro cultural, con mesas de madera y sillas de colores. La entrada, parece la de una pequeña casa pero esconde un predio para artistas del under de todas las disciplinas.  

Festival
Foto: Festival
EL BAR COMO LUGAR SOCIAL

“Este nuevo concepto de bar responde a una oferta nocturna distinta, donde se quiere recuperar al bar como lugar social, que sea un lugar de encuentro donde se pueda hablar e interactuar”, explica Salomone, representante de Festival. En la misma línea, Díaz Varela, de La Calle, cuenta: “Antes los bares eran espacios de recreación privada, donde la música estaba muy fuerte, y estaba todo a oscuras. Hoy la gente se siente más cómoda en un lugar que no sea cerrado o prohibido, sino que lo acerque a lo natural”.

En todas las grandes urbes,  las posibilidades de interactuar con el aire libre son acotadas, y Buenos Aires no es la excepción. Valeria Capristo, directora de la carrera de Turismo de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, explica el fenómeno: «La naturaleza se vincula directamente con la salud y la calidad de vida, por eso esta combinación que presentan estos bares tiene tanto éxito».

Con una perspectiva más gastronómica, Julián Díaz, reconocido sommelier opina: «El hecho de jugar con la expectativa, con el factor sorpresa y las ganas de ser partícipes de una experiencia, son algunos de los condimentos que hacen atractivos a estos bares, que de por sí tienen mucha identidad y carácter». Con tantas alternativas y en una ciudad agobiante, los galpones con aire libre se convirtieron en los oasis para quienes quieran ir a disfrutar de un trago a la noche.

 

Dónde encontrarlos:

 

Festival – Gorriti 5741
La Calle (Atrás de la pizzería La Guitarrita) – Niceto Vega 4942
El Galpón de Niceto – Niceto Vega 5951